sábado, 11 de agosto de 2012

Violencia "sagrada"

Escribo como cristiano, desde una perspectiva cristiana, sobre algo que afecta la sana convivencia social en general. Me resulta irónico escuchar cristianas y cristianos devotos acusando a otras religiones de fomentar la violencia y el terrorismo. De manera específica acusan con vehemencia al Islam de ser una religión que avala la violencia contra los "infieles". 

Claro está, al conversar con quienes hacen estas acusaciones observo que en su mayoría lo hacen sin conocimiento de causa. Es decir, nunca han leído el Corán (el libro sagrado del Islam), y cuando citan alguna porción, lo hacen repitiendo lo que han escuchado o leído de alguna otra persona que plantea el mismo argumento. En honor a la verdad, no pretendo que personas que se identifican con el Cristianismo conozcan el Corán cuando ni siquiera han leído por completo sus propias Escrituras Sagradas- Antiguo y Nuevo Testamento.  Si conocieran las Escrituras del Cristianismo, se percatarían de que los libros de la Biblia están plagados de expresiones violentas como esta: "¡Dichoso el que agarre tus niños y los estrelle contra las rocas!" (Salmo 137.9 RVC). ¿Acaso esto no es un acto barbárico? ¿No catalogaríamos esto como un acto de terrorismo, como un crimen contra la humanidad?

Veamos otro ejemplo.  Recientemente leía el Salmo 149 como parte de mi tiempo de oración y reflexión matutina. Me sentí muy inspirado al leer sus invitaciones a cantar, danzar y alegrarse alabando al Creador.  Me conmovió la afirmación de que "El Señor se complace en su pueblo, y bendice a los humildes con su salvación" (v. 4). Entonces, como si me hubiesen echado un balde de agua fría, me encontré con las siguientes expresiones:
"5 ¡Que se alegren sus fieles por su triunfo! ¡Que salten de alegría allí, en su lecho! 6 ¡Que exalten a Dios a voz en cuello mientras agitan en sus manos las espadas! 7 ¡Que se venguen de todas las naciones! ¡Que castiguen a todos los pueblos! 8 ¡Que sujeten a sus reyes con grilletes, y a sus jefes con cadenas de hierro! 9 ¡Que ejecuten en ellos la sentencia escrita! Esto será motivo de alegría para los fieles. ¡Aleluya!"
La visión de un grupo de personas agitando espadas mientras gritan alabanzas a Dios no es algo que inspire aliento, paz y sosiego, es algo que infunde terror. Y esa visión es parte de las Escrituras Sagradas del Cristianismo y del Judaísmo (para que quede claro: las citas que aquí he incluido no son del Corán, sino de la Biblia).

Habrá quien piense que éstos son ejemplos aislados, que difícilmente encontraremos otros textos similares.  Nada más lejos de la verdad. Basta con leer el resto de los Salmos y veremos muchas otras expresiones de violencia, rencor y deseos de venganza. Otros libros bíblicos como Jueces y Josué contienen incluso expresiones donde la divinidad manda ejecutar mujeres, niños y animales... y, a pesar de eso, los cristianos insistimos en acusar a otras religiones de fomentar la violencia y el terror...

El Señor Jesucristo menifestó su rechazo a las actitudes que nos llevan a condenar y señalar continuamente los pecados del prójimo. Sin embargo los cristianos somos especialistas mirando los males ajenos e ignorando los propios.  ¿Cómo podemos llamarmos "cristianos" y actuar tan distinto a Cristo? A esa actitud de prepotencia religiosa Jesucristo le llamó "hipocresía".

No podemos ignorar la realidad de que textos sagrados de diversas religiones, incluyendo la Biblia, contienen expresiones que reflejan entendimientos de sus respectivas épocas y culturas. Leerlos desde el fanatismo y el fundamentalismo nos puede llevar (como históricamente ha ocurrido) a justificar actos atroces que con razón motivan a muchas personas a rechazar tajantemente toda religión. Para hacer una lectura constructiva de los textos sagrados es importante considerarlos e interpretarlos desde sus respectivos contextos para poder aplicarlos en los nuestros. En el caso de la fe cristiana, no solo los textos, sino la vida misma debe entenderse y regirse desde la medida de lo que Jesucristo enseñó y practicó: el reino de Dios -la convivencia de paz, justicia, perdón, humildad, y amor solidario.

Que la paz/shalom/salam de Dios sea con toda la humanidad.

2 comentarios:

  1. Es cierto que el Evangelio esta lleno de escenas violentas y principalmente el "Viejo Testamento", pero luego vino Jesus y nos enseño el amor al projimo, no incito a la violencia sino a la tolerancia.. a dar la otra mejilla.
    Es cierto que la historia de la cristiandad esta llena de violencia en nombre de Cristo, recordemos la masacre en Jerusalen durante la primera cruzada para "rescatar el Santo Sepulcro" de los sarracenos e infieles, donde mujers, ancianos, hombres y niños fueron pasados por las armas, los judios refugiados en la sinagoga fueron quemados dentro de ella...al final acciones hechas en funcion de intereses geopoliticos de la epoca que nada tenian que ver con la fe cristiana.. el mensaje del Nuevo Testamento para los cristianos sigue vigente y es el mismo: Amor al projimo.
    Pero no se puede decir lo mismo del Coran, en 9:38-39 dice: "Oh, verdadero creyente, no tengas a los judíos o cristianos como tus amigos. No se puede confiar en ellos. Han sido profanados. Cuando encuentres infieles, córtales la cabeza hasta que hayas hecho gran matanza entre ellos".. y esto sigue siendo la guia para muchos seguidores del Islam hoy en dia, no hay un mensaje de amor en este texto que motiva a crear martires para alcanzar el paraiso. La Jihab fue el instrumento usado por Mahoma para extender el Islam hacia el occidente, como lo fueron las cruzadas en el mundo cristiano en direccion contraria..la diferencia aqui es que el objetivo de las cruzadas estaban fuera del contexto de l Evangelio y la Jihab esta en contexto con las ordenanzas del Coran y sigue vigente hasta nuestros dias..

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu aportación.

    La cita correcta de la sura 9:38-39 del Corán es:

    "¡Creyentes! ¿Qué os pasa? ¿Por qué, cuando se os dice: «¡Id a la guerra por la causa de Alá!» permanecéis clavados en tierra? ¿Preferís la vida de acá a la otra? Y ¿qué es el breve disfrute de la vida de acá comparado con la otra, sino bien poco...? Si no vais a la guerra, os infligirá un doloroso castigo. Hará que otro pueblo os sustituya, sin que podáis causarle ningún daño. Alá es omnipotente."

    Ahora bien, mi punto es que las escrituras sagradas de diversas religiones son utilizadas por extremistas para justificar acciones que van en contra del bienestar común. En los escritos sagrados de las tres religiones abrahámicas (Judaísmo, Cristianismo e Islam) se encuentran porciones que entendidas y aplicadas de manera literalista y ahistórica se convierten en fuente de violencia, rechazo y apatía hacia quien profesa otra religión o hacia quien no profesa ninguna religión. Los escritos sagrados requieren ser leídos y estudiados con mesura y rigurosidad histórica para poder separar el trigo de la paja -y eso incluye al Islam. En el caso de quienes profesamos el cristianismo en nuestras propias escrituras sagradas encontramos paradigmas que nos ayudan a rechazar las acciones que atenten contra el bienestar humano. Nuestro mayor prisma para entender y aplicar los textos bíblicos es Jesucristo mismo: su enseñanza y práctica.

    Tristemente el fanatismo/extremismo religioso se manifiesta en personas de todos los credos, y a quienes nos hemos distanciado de esos fanatismos -en todos los credos- nos corresponde guiar a nuestra propia gente a vivir bajo los preceptos de la paz, la tolerancia, la mutualidad y la sana convivencia.

    Saludos y bendiciones :)

    ResponderEliminar