Una oración de intercesión

Amado Dios
tu compasión no tiene límites,
sin embargo nuestras vidas son limitadas y frágiles.

Por ello elevamos plegarias a ti
cuando las fuerzas se acaban y las esperanzas se debilitan.

Rogamos, Señor, no solo por nosotros
sino por el prójimo desvalido, enfermo, lastimado, y herido por los crueles golpes de la vida.

Rogamos por quienes lloran y no ven llegar el alivio a su sufrimiento.

Rogamos por quienes se enfrentan día tras día a paredes de menosprecio, injusticia y desamor.

Rogamos por el abrazo de tu Espíritu Consolador, que nos impulsa y nos llama igualmente a ser agentes de consolación.

Oramos En Nombre de Cristo, Aquel que conoce de primera mano la profundidad del dolor humano. Amén.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La vasija se echó a perder

Todo lo que respira

El Señor salió al encuentro de Moisés y quiso matarlo