viernes, 30 de junio de 2017

El triple filtro de Sócrates


Recientemente me encontré con algo que, en la mejor tradición de las parábolas de Jesús, nos debe invitar a pensar. Se trata de un diálogo de Sócrates, colmado de sabiduría para el vivir cotidiano. Se puede encontrar reproducido en diversas versiones a través de la internet. Lo comparto, a continuación:
- ¿Sabes, Sócrates, lo que acabo de oír sobre uno de tus discípulos?
- Antes me gustaría que pasaras la prueba del triple filtro. El primero es el de la verdad. ¿Estás seguro de que lo que vas a decirme es cierto?
- Me acabo de enterar y . . .
- ... o sea, que no sabes si es cierto. El segundo filtro es el de la bondad. ¿Quienes contarme algo bueno sobre mi discípulo?
- Todo lo contrario.
- Conque quieres contarme algo malo de él y sin saber si es cierto. No obstante aún podría pasar el tercer filtro, el de la utilidad, ¿me va a ser útil?
- No mucho.
- Si no es cierto, ni bueno, ni útil, ¿para qué contarlo? 
En ese mismo espíritu, la Carta de Santiago, en el Nuevo Testamento, hace la siguiente afirmación:
Si alguien se cree religioso, pero no le pone freno a su lengua, se engaña a sí mismo, y su religión no sirve para nada. (Santiago 1.26 NVI)
Seamos prudentes en lo que decimos y en lo que publicamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario