lunes, 30 de abril de 2012

Certeza



Las siguientes preguntas y respuestas provienen del Catecismo de Heidelberg, escrito en 1563, e incluido en el Libro de Confesiones de la Iglesia Presbiteriana (EUA):

4.001 ¿Cual es tu único consuelo, tanto en la vida como en la muerte? 
Que yo, pertenezco—alma y cuerpo, tanto en la vida como en la muerte—no a mí mismo, sino a mi fiel Salvador, Jesucristo, quien al precio de su propia sangre ha pagado plenamente por todos mis pecados y me ha liberado completamente del dominio del diablo; quien me protege de tal manera que sin la voluntad de mi Padre celestial ni un cabello cae de mi cabeza; ciertamente todas las cosas deben adaptarse a su propósito para mi salvación. Por eso también, por medio de su Espíritu Santo, me asegura la vida eterna, y me hace estar de todo corazón dispuesto y preparado a vivir para él sin dudas ni reservas.

4.002 ¿Cuántas cosas debes saber para que puedas vivir y morir en la bienaventuranza de este consuelo? 
Tres. Primera, cuán grande es mi pecado y mi desgracia. Segunda, cómo soy liberado de todos mis pecados y sus desgraciadas consecuencias. Tercera, cuánta gratitud debo a Dios por tal redención.

No hay comentarios:

Publicar un comentario