viernes, 12 de enero de 2018

Confesando la fe en tiempos de hostilidad

En medio del ambiente de hostilidad que está permeando nuestra sociedad, es necesario que recordemos nuestro llamado como creyentes y seguidores(as) de Cristo Jesús, quien nos convocó a vivir según un reino distinto, el Reino de Dios.  Con tal motivo, comparto aquí una porción del más reciente documento Confesional adoptado por nuestra denominación, la Iglesia Presbiteriana (EUA). De la Confesión de Belhar, la sección 4:

"Creemos 
— que Dios se ha revelado a sí mismo como el que trae justicia y verdadera paz entre los seres humanos;
— que en un mundo lleno de injusticia y enemistad, Dios es de forma especial el Dios de los desposeídos, los pobres y los agraviados y que llama a su iglesia a seguirlo en esto;
— que Dios trae justicia a los oprimidos y da pan a los hambrientos;
— que Dios libera a los cautivos y devuelve la vista al ciego;
— que Dios apoya al oprimido, protege al extranjero, ayuda a los huérfanos y las viudas y obstruye el camino de los malvados;
— que para Dios la religión pura y sin mácula es visitar a los huérfanos y a las viudas en sus sufrimientos;
— que Dios quiere enseñarle a su pueblo a hacer lo bueno y a buscar lo correcto (Dt. 32:4; Lc. 2:14; Jn. 14:27; Ef. 2:14; Is. 1:16-17; Stg. 1:27; Stg. 5:1-6; Lc. 1:46-55; Lc. 6:20-26; Lc. 7:22; Lc. 16:19-31; Sal. 146; Lc. 4:16-19; Ro. 6:13-18; Am. 5);
— que la iglesia debe, por tanto, ayudar a las personas en cualquier tipo de sufrimiento y necesidad, lo cual implica, entre otras cosas, que la iglesia debe testificar en contra de y oponerse a cualquier tipo de injusticia, para que fluya el derecho como las aguas y la justicia como arroyo inagotable;
— que la iglesia, la cual pertenece a Dios, debe ubicarse donde el Señor se ubica, es decir, en contra de la injusticia y con el agraviado; que la iglesia, como seguidora de Cristo, debe testificar en contra de todos los poderosos y privilegiados, quienes egoístamente buscan sus propios intereses y así controlan y dañan a otros.

Por tanto, rechazamos cualquier ideología
— que desee legitimar formas de injusticia y cualquier doctrina que no esté dispuesta a oponerse a dicha ideología en nombre del evangelio."

[La Confesión de Belhar  puede descargarse completa pulsando este enlace]

No hay comentarios:

Publicar un comentario