jueves, 21 de abril de 2011

Nota aclaratoria sobre La Biblia

La Biblia no es un reportaje de «Associated Press» (Prensa Asociada), es una compleja colección de escritos de diferentes géneros, colmados de lenguaje simbólico, que retratan las muy diversas experiencias que tuvieron individuos y comunidades a lo largo de varios siglos en las tierras palestinas y sus alrededores. En ese maravilloso semillero de ideas (algunas de ellas muy disímiles y hasta contradictorias), encontramos destellos de eso que llamamos "Palabra de Dios" afirmando la vida, la paz, la justicia, y el bienestar integral como regalo divino para toda persona, alcanzando su máxima expresión en la vida y obra de Jesucristo.

Bien lo afirma La Confesión de 1967 de la Iglesia Presbiteriana (EUA):
La Biblia debe interpretarse a la luz de su testimonio sobre la obra de reconciliación de Dios en Cristo. Las Escrituras, dadas bajo la dirección del Espíritu Santo, son, a pesar de todo, las palabras de seres humanos, condicionadas por el lenguaje, formas de pensar, y estilos literarios de los lugares y épocas en que fueron escritas. Reflejan puntos de vista sobre la vida, la historia y el cosmos prevalecientes en aquel entonces. Por lo tanto, la iglesia tiene la obligación de acercarse a las Escrituras con entendimiento literario e histórico. Así como Dios ha hablado su palabra en diversas situaciones culturales, la iglesia tiene confianza de que Dios seguirá hablando mediante las Escrituras en un mundo cambiante y en todas las manifestaciones de la cultura humana. (9.29)
La palabra de Dios se comunica a su iglesia hoy en día dondequiera que las Escrituras se prediquen fielmente y se lean atentamente, dependiendo de la iluminación del Espíritu Santo, y de la disposición a recibir su verdad y dirección. (9.30)

No hay comentarios:

Publicar un comentario